ACTIVIDADES

Ante la indiferencia, vos podés hacer la diferencia

En el parque Los Derechos del Trabajador de Villa Domínico concentramos toda nuestra atención desde hace 16 años ya que el predio se convirtió a lo largo del tiempo en el escenario de muchos hechos crueles hacia los animales allí abandonados. En forma diaria realizamos un recorrido en bicicleta procurando que los mismos se encuentren en perfectas condiciones; vigilamos su salud y estado general proporcionándoles asistencia veterinaria, comida, agua fresca y, principalmente, mucho amor con la esperanza de que algún día sean adoptados. Gracias a quienes colaboran todos los años podemos cubrir sus vacunas séxtuples, medicamentos e insumos necesarios para su atención.


Este voluntariado
todos los días alimenta y asiste personalmente a 30 animales comunitarios que están en adopción.

Paralelamente a nuestras actividades diarias en el parque Los Derechos del Trabajador hemos organizado campañas de esterilización donde fueron castrados más de 2600 animales de Wilde, V. Domínico y Sarandí. Realizamos esta acción con el propósito de colaborar en la disminución de la procreación de animales que, abandonados a su suerte, corren un sinnúmero de riesgos y necesidades insatisfechas. La esterilización es, para nosotros, un método seguro, ético y eficaz para evitar la proliferación de animales comunitarios, mal alimentados y propensos a contraer todo tipo de enfermedades.

Cada 15 días organizamos, en la esquina de Darwin y Mitre, parque Domínico, juntadas de donaciones y reciclables varios de 15 a 17 hs. Gracias a la venta de los materiales reutilizables recibidos podemos financiar los gastos cotidianos. Además de concientizar acerca de la separación de los residuos con los beneficios que ello conlleva para el medio ambiente.

En 16 años hemos esterilizado más de 2600 animales mientras que 600 fueron adoptados.

A lo largo de estos años trabajamos a favor de la adopción y tenencia responsable preocupándonos por conseguirles buenos hogares a nuestros comunitarios después de sufrir el abandono y el maltrato en las calles. Al mismo tiempo que nos pronunciamos contra la venta y reproducción de animales con fines puramente comerciales. Por tal motivo a lo largo de estos años exigimos a las autoridades, tanto municipales como provinciales correspondientes, medidas efectivas que detuvieran el maltrato, el abandono y la venta ilegal que se desarrollaba cada domingo en la llamada Feria de animales domésticos de Villa Domínico.

Somos simples vecinos que hacemos lo que podemos dentro de nuestras posibilidades. El parque Domínico no es un «depósito» de animales. No tenemos refugio. No podemos ingresar más animales de los que ya tenemos en nuestra casa.